Baños turcos: ideas, diseños e imágenes | homify Baños turcos: ideas, diseños e imágenes

Baños turcos: ideas, diseños e imágenes

  1. de ODEL Rural Madera Acabado en madera
  2. de Arquiteta Carol Algodoal Arquitetura e Interiores Moderno Madera Acabado en madera
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. de Çilek Spa Design Moderno Mármol
    Ad
  5. de Beykent iç mimarlık Moderno Cerámico
    Ad
  6. de Susana Camelo Moderno Aglomerado
  7. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  8. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  9. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  10. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  11. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  12. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  13. Lighting Design for a Solan & Spa de LUX DESIGNS Moderno Concreto
  14. de IGAN STYLE SRL Moderno
  15. de bilen proje Moderno
  16. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  17. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  18. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  19. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  20. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  21. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  22. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  23. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  24. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  25. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  26. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  27. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  28. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  29. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  30. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  31. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  32. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad
  33. de Wedi GmbH Sucursal España Moderno
    Ad

¿Qué es un baño turco?

El baño turco es conocido como un espacio lleno de vapor que se usa para la relajación y limpieza corporal tanto exterior como, para algunos, interior. Básicamente cumple la misma función de un sauna moderno pero, en este caso, el baño turco tiene un origen milenario, que data de tiempos de griegos y romanos.

En la antigua Roma, estos baños se proveían de aguas termales subterráneas, y servían como espacios comunitarios que cumplían variadas funciones sociales en la Antigüedad, y no importaba la clase social a la que se pertenecía: todo el mundo podía usarlos.

Actualmente, se encuentra catalogado como un tipo de sauna, y comparten beneficios para la salud y el cuerpo, como ampliar la facilidad de desintoxicación a través de la sudoración, liberar congestiones pectorales y el asma, y limpiar la piel a través de la apertura de los poros y su consecuente eliminación de toxinas.

Por supuesto, los baños turcos ubicados en ciudad que no cuentan con pozas termales naturales, hacen uso de bombas, tuberías y maquinarias especiales de vapor para crear estos espacios, los cuales se pueden encontrar en abundancia, especialmente en el centro de Santiago.

Diferencias entre el sauna y el baño turco     

A pesar de compartir similitudes en sus beneficios y características generales, el baño turco se diferencia de un sauna convencional en que, a pesar de que ambos son espacios calurosos, en el baño turco la humedad se encuentra constantemente al 100%, mientras que el sauna consiste en olas de calor y vapor generado al tirar agua sobre una estufa o calefactor, o sobre las piedras volcánicas calientes que descansan sobre ellos.

Diferencias predominantes de un baño turco:

Materiales: En los baños turcos se utiliza mayoritariamente vidrio para delimitar el espacio entre las habitaciones; en cambio, en los saunas el material característico es la madera por excelencia ya que es capaz de absorber la humedad excesiva y soltarla en el espacio cuando es necesario. En los baños turcos además puedes encontrar espejos anti humedad y vapor que entregan un estilo más moderno al espacio, además de relajante.

Humedad: Al ser un baño de vapor, la humedad del interior de estos espacios siempre se encuentra al máximo (entre el 90% y el 100%), al contrario que en la sauna seca, donde esta es mínima y nunca supera al 20%.

Temperatura promedio: Dentro de un baño turco, la temperatura oscila entre los 55ºC y los 70ºC, mientras que en la sauna es superior (entre los 80ºC y los 90ºC).

Tipo de baño: En los baños turcos la duración de la estancia es mayor, mientras que en la sauna no se recomienda permanecer más de 15 minutos.

Beneficios del baño turco

El baño de vapor ayuda a abrir las vías respiratorias y a aliviar la congestión. Por eso, es usado por mucha gente con problemas pulmonares. El calor húmedo que se encuentra en el espacio abre las membranas mucosas del cuerpo, ayudando a soltar presión de él, por lo que es altamente beneficioso para personas con síntomas de asma o bronquitis, e incluso para gente con sobrepeso.

Además cuenta con un efecto terapéutico que afecta directamente a los músculos del cuerpo, provocando relajación y disminución de dolores y contracciones musculares o de extremidades, ayudando a disminuir el estrés y a inducir el sueño y el buen dormir.

Si bien los beneficios del sauna y el baño turco son similares, los efectos del sauna tienen más que ver con la relajación del cuerpo que con la terapia respiratoria.

Cómo construir un baño turco en casa

Para gozar de los beneficios de un baño turco en la comodidad de nuestra casa es muy importante, antes que nada, buscar la ayuda y consejo de un experto. El costo de este tipo de spa en la casa es variable pero alto, pues puede contar con un alto grado de personalización que va ligado al gusto de cada uno. Por ejemplo, un generador de vapor para baños de 12KW ronda los 300.000 pesos. Junto a eso, el baño turco completo puede variar en materiales, accesorios y complementos que no son fáciles de encontrar ni tampoco son muy accesibles, por lo que es importante como decimos consultar con un experto en el tema.

Uno de los aspectos más importantes será el espacio, que debe ser cómodo, pero no debe contar con ningún tipo de ventilación, pero sí con una ducha cerrada, espacio para sentarse, vidrio en las paredes o cualquier otro material capaz de lidiar con la humedad sin provocar daños, junto a un generador de vapor y una ducha de vapor.

La mantención de un baño turco es simple pero requiere periodicidad. Al menos una vez a la semana, el vidrio o la baldosa que se use para sus muros debe ser limpiado con materiales especiales. Junto a eso, es necesario mantener libre el espacio de hongos y bacterias, para lo que también se necesita un régimen de limpieza periódico y hecho a consciencia, que se logra con simples limpiadores no abrasivos y cepillos.