Dormitorios: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Ideas y diseños para el dormitorio

El dormitorio es sin duda ese lugar, santuario, en nuestra casa. Aquel espacio donde llegamos a reponernos de un día agotador, cómodo y acogedor para que podamos recargar las pilas y comenzar cada día mejor que el anterior.  

Es un lugar de privacidad e intimidad y, por lo mismo, es donde puedes plasmar tu estilo y crear un ambiente para ti mismo donde poder descansar, dormir y soñar ¡En homify te invitamos a revisar las mejores ideas y diseños de dormitorios!     

¿Qué colores debo usar en mi dormitorio?

Los colores son muy importantes a la hora de predestinar la habitación al descanso. Según el Feng Shui, un color apropiado para la habitación ayuda en el flujo de energía, crea una sensación de bienestar y promueve un sueño reparador. Un dormitorio con los colores óptimos serían los que entregan una energía Ying; de reposos, de reacopio de fuerzas. Es decir, ambientar la habitación con un color frío, suave y tranquilo que nos invite al relajo y el buen dormir. 

Para dormitorios matrimoniales, donde además se invita a la fertilidad, es aconsejable usar colores en la gama de los turquesa; verdes azules, celestes, blancos, cremas, palo rosa o violeta entre otros. Por el contrario, colores como el rojo o el naranjo no son aconsejables ya que son colores muy Yang o de carácter activo.

Al momento de elegir el color para la habitación de los niños por ejemplo, los psicólogos recomiendan no tomar el tema a la ligera. El color de la pieza de un niño puede influenciar en su personalidad y desarrollo. Colores como el azul que transmite profundidad y estabilidad, son recomendados. El verde y el blanco, favorecen los sentimientos de seguridad y confianza, entregando luminosidad al cuarto lo que además adhiere serenidad y tranquilidad a la personalidad de los pequeños. Un color como el café, en todas sus tonalidades, se relaciona con la tierra y la naturaleza en general. Por lo que transmite un sentimiento de seguridad en las habitaciones de grandes y pequeños.   

¿Qué tipos de piso debo usar en mi habitación?

Al momento de elegir un piso adecuado para el dormitorio, es importante considerar que esta habitación no presenta un alto tráfico como el que tiene la cocina o el living. Al contrario, como esperamos que este espacio sea un centro de relajo y descanso, la resistencia del piso puede ser menor que en otras partes de la casa. 

Los pisos de madera son un clásico que combina con todos los estilos, además entregan una sensación de amplitud y limpieza. Si bien es una de las opciones más caras, resultan una buena inversión ya que pueden durar mucho tiempo cuando la manutención es la adecuada. Dentro de sus contras es que pueden rayarse con facilidad y la humedad es su peor enemigo.

Una alternativa más económica a la madera son  los pisos flotantes que se encuentran en una gran variedad de tonos y son muy fáciles de instalar. Sin embargo pueden ser más fríos que la madera natural.

Las alfombras representan una buena alternativa en la habitación ya que mantienen el calor del cuarto y además aíslan los ruidos.  Vienen en una amplia variedad de colores, texturas, estilos y diseños. Sin embargo, su duración no es tan prolongada ya que requieren de bastante cuidado, además no se recomiendan en habitaciones de personas alérgicas.

Las cerámicas, porcelanatos o pisos vinílicos representan una alternativa económica para todos los espacios. Son muy recomendables en la habitación de los niños ya que son muy fáciles de limpiar, resisten la humedad y existe una infinidad de modelos disponibles en el mercado. El gran punto en contra es que suelen ser muy frías en los meses de invierno en el caso de que no exista buena calefacción.   

¿Cuáles son las mejores ideas para un dormitorio pequeño?

 Antes de comenzar a armarlo, asegúrate de medir bien los espacios y definir el porte de la cama que quieres tener, dejando suficiente espacio libre para que circular libre por la habitación. Los colores claros, tanto para muebles como para los muros ayudan a agrandar los espacios. Incluir espejos y marcos con fotografías de paisajes pueden ayudar a crear una sensación de amplitud. 

En cuanto a la decoración, evita sobrecargarla y utiliza sólo lo necesario. Busca muebles multifuncionales que te ayuden a mantener la pieza ordenada, de una manera original y creativa, dándole un toque distinto a tu habitación.

Cosas que no pueden faltar en tu dormitorio:

Una alfombra o bajada de cama: Nada peor que bajarse de la cama al piso frío, asegúrate de empezar el día “con el pie correcto”, instalando una bajada de cama en el piso.

La cantidad adecuada de almohadas: La regla es que haya la cantidad necesaria para que tu cama se vea suntuosa y acogedora, pero que no te quite minutos de sueños en la noche para deshacerse de ellas. Busca un punto medio ideal para ti y tu estilo.

Una silla o sillón (si tienes espacio): Un lugar para sentarte que no sea la cama, es muy útil si quieres leer, ponerte los zapatos en la mañana o bien dejar cosas que puedes necesitar. Siempre que sea de una forma ordenada y que no afecte la armonía del cuarto.

¿Cuál es la mejor iluminación para el dormitorio?   

Para lograr que el ambiente sea de relajo y calidez es muy importante que la iluminación vaya acorde a este estilo. Para ello podemos ayudarnos de ampolletas de tonalidad cálida o neutra, además de contar con una luz general que se pueda encender al momento de ingresar a la habitación. Esto permitirá visualizar la totalidad del espacio antes de dirigirnos a un lugar específico. 

Una buena alternativa como iluminación general son las luces con destal que dirige la luz hacia abajo o bien una columna que apunte hacia el techo. Otra alternativa, es instalar una luz general de cielo en base a focos ubicados cerca de los clósets o armarios. 

Un accesorio muy habitual y práctico son las lámparas de velador, con las que se consigue un ambiente cálido y personal que además ayuda al momento de que una persona necesite dormir y la otra aún esté despierta. 

Si prefieres leer en la cama, es preferible utilizar lámparas con pantallas, brazos articulados y  luz incandescente. Esto permitirá ajustar la luz para que no se refleje directamente sobre los libros.