Pérgola Parrón:  de estilo  por ARQUITECTURA E INGENIERIA PUNTAL LIMITADA

Cómo construir una pérgola de madera en el patio en 6 simples pasos

Catherine Vignolo Catherine Vignolo
Loading admin actions …

Porque el verano llegó oficialmente al Hemisferio Sur, es que las altas temperaturas no se hicieron esperar. Es por ello que pasar un tiempo al aire libre es la mejor opción disponible, sin embargo en muchos hogares no existe la posibilidad de estar fuera de casa porque no tienen cómo protegerse del sol, ¡hasta ahora!

Un cobertizo o techo de madera es una opción sencilla de fabricar y que podrías llevar a cabo con los materiales necesarios, sin salirte de tu presupuesto y siempre escogiendo un estilo que se adapte a tus gustos.

Si aún tienes uno en casa y quieres aprender a fabricarlo con tus propias manos ya sea en tu terraza o jardín, entonces estás en el libro de ideas correcto, pasemos a ver un cobertizo tipo parrón como la que se llevó a cabo por Arquitectura e Ingeniería Puntual Limitada, conozcamos el paso a paso y enamórate de tu cobertizo incluso antes de tenerlo en casa:

1. Calcula las dimensiones y evalúa los materiales

Como punto principal tenemos la evaluación previa del terreno a intervenir. Es importante que tomes las medidas del terreno que querrás construir, así como también la evaluación del tipo de suelo donde podrás tus pilares de madera, pues debe ser uno que sea lo suficientemente resistente.

Entre las maderas que destacan como las mejores para la construcción se encuentran el roble y el pino como las recomendadas, aunque en este caso se utilizó pino oregón. Herramientas necesarias además son el taladro eléctrico, una sierra, martillo, lijadora, tornillos zincados, vigas estructurales que variarán dependiendo de la altura deseada del cobertizo, vigas de la madera seleccionada, se estima que unas 10 o variando sobre el tipo de techo que queramos tener, pernos de anclaje, impregnante de madera y estuco exterior.

2. Comenzando el cobertizo

Una vez que tengas todos los materiales en casa y estés seguro de que no falta nada, comienza el proceso de construcción.

Con la ayuda de un andamio y de materiales de seguridad necesarios, empezaremos con el corte de las vigas, las que deben tener un sacado en diagonal, el que sostendrá cada una de ellas a la pared, mediante también el uso de pernos de anclaje.

Asegura las vigas que irán al suelo con tornillos tipo barraqueros, los que se fijan al suelo.

Recomendado: conoce a los mejores Carpinteros, aquí.

3. Trabajo en equipo

Si bien hay muchas personas que trabajan mejor solas, si puedes tener un compañero de labores que te entregue los materiales y sostenga las vigas para que estas queden bien ajustadas al suelo o a la pared, será de mucha ayuda para obtener un buen trabajo final.

Además, una segunda persona te dará las instrucciones generales de cómo está quedando el trabajo, qué poner en cada lugar, por ejemplo.

4. Tipos de techos

Una vez que la base esté lo suficientemente firme como para sostener el que será tu techo, hay varias opciones que podrías considerar. Por ejemplo, el de esta fotografía muestra que delgadas vigas cruzan horizontalmente las vigas que sostienen el techo y que cumplen la función de filtrar la llegada del sol y además tienen un fin estético.

Para una correcta instalación, asegurar cada una de estas delgadas vigas en la juntura con las vigas centrales mediante tornillos y pernos les dará el grado adecuado de seguridad.

5. Añadir fibra de vidrio o policarbonato

La fibra de vidrio y el plástico son un par de opciones que protegerán tu cobertizo y que permitirán la entrada de luz natural pero sin que provoque molestias a la visual.

Estas planchas también deben ajustarse con pernos en la parte superior del cobertizo. En el caso de la instalación de este cobertizo se utilizó policarbonato alveolar y se impermeabilizó además la madera con protector stain color cerezo.

Trabajo meticuloso

Tal como se puede ver en esta fotografía, quien esté realizando el trabajo de unir las vigas con el techo, debe tener meticulosidad en el proceso porque puede arruinarse el plástico o la fibra de vidrio, las vigas deben sostener el peso de la persona y a su vez que el trabajo quede bien para que el techo quede pegado correctamente.

Refuerzo del techo

Una vez que el techo esté listo, se verá similar al de esta fotografía y si bien se ve a través de él, el paso de la luz está presente de forma que sí cumple el objetivo principal de proteger de las altas temperaturas y a la vez, filtrar los rayos de luz natural.

6. Finalización de detalles

Una vez que la construcción de la obra gruesa esté lista y firme, entonces solo quedarán los pequeños detalles que pulir. Por ejemplo, que los pernos y tornillos no dejarán sin madera algunos lugares, cerciorarse que las vigas están bien sujetas y que no aflojan en su lugar, así como también el techo de vidrio.

Finalmente, no queda más que disfrutar de tu nueva construcción casera y de aprovechar cada uno de los momentos disponibles en casa.

Y una vez que tengas listo tu cobertizo, no puedes dejar fuera alguno de estos 7 Quinchos para no salir de casa durante todo el verano

Cuéntanos si te gustó este libro de ideas, aquí.
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!