¿Cómo aislar tu casa de ruidos molestos? ¡Ya!

Irene M.Tutor Irene M.Tutor
Google+
Loading admin actions …

Seguramente a cada uno de nosotros nos haya tocado en algún momento perder la paciencia por culpa de un ruido molesto que no dejaba de martillear en nuestras cabezas, y es que no hay nada que pueda acabar con nuestra paz tan fácilmente como un sonido pesado e inoportuno. 

Cuando esta situación se torna más habitual de lo que debiera es cuando pueden comenzar nuestros problemas de estrés o falta de descanso, por eso es importante atajarlo de raíz para que nuestra salud no se vea perjudicada. 

En este sentido el aislamiento acústico es una de las pocas alternativas seguras para poner solución al problema y, lo cierto es que, existen multitud de sistemas diversos para conseguir un resultado efectivo, sin tener que meternos de lleno en la reforma de nuestro hogar.

¿Cómo aislar tu casa de ruidos molestos? ¡Ya!

¿Cuál es la principal barrera contra el sonido?

Una de las principales entradas de sonido en nuestros hogares son las ventanas y, por tanto, también son el primer punto en el cuál invertir para crear una barrera natural contra el sonido. Las ventanas son el principal canal que conecta nuestro hogar con el exterior, por tanto, de su calidad y la resistencia al ruido del acristalamiento, así como de un correcta instalación, dependerá el aislamiento acústico de las mismas. Es necesario tener en cuenta estos tres factores pues el fallo de una de ellas puede dar al traste con tus planes de insonorización. 

Asimismo, las ventanas tienen que ser impermeables, para que puedan impedir la transmisión de las ondas sonoras a través del aire, y estar fabricadas con materiales que permitan reducir el impacto sonoro, como el PVC, aunque hoy en día podemos encontrar una gran diversidad de materiales orientados al aislamiento acústico y que pueden ir instalados en distintos elementos de la casa, ya sean cubiertas, suelos o paredes. 

¿Cuándo resulta necesario?

Los problemas continuos de ruidos pueden convertirse en una auténtica pesadilla en nuestro día a día, hasta el punto de llegar a influir directamente en nuestro descanso o nuestra concentración. Son muchos los estudios realizados que confirman que la contaminación acústica produce secuelas y efectos graves en aquellas personas que están sometidas a ella durante un determinado periodo de tiempo.

El ruido ambiental tiene su origen en actividades ligadas a nuestra sociedad actual; como el transporte, la actividad industrial y el ocio, de ahí que sea imposible eliminarlo por completo, aunque sí podemos regularlo mediante normativas municipales, ordenanzas territoriales y en última instancia, leyes nacionales que fomenten la concienciación ciudadana, como medida para reducir gradualmente la contaminación acústica de nuestras calles.

¿Cómo acertar con el tipo de aislamiento?

Algunos de los materiales más extendidos para llevar a cabo la insonorización de un espacio son de origen textil, de hecho el geotextil resulta de lo más eficaz para este propósito. Se trata de un material de origen textil reciclable en un 85% de su composición y tiene una gran durabilidad con un ciclo de vida largo, por lo que podremos olvidarnos de su reemplazo. Además tiene un gran poder de absorción acústica, lo que le permite diferentes instalaciones a través de atornillado, adhesivo o clavos.

Por otro lado, las lanas de roca y fibras de vidrio de baja densidad que absorben el ruido aéreo debido a las propiedades de los paneles que los conforman. Son resistentes al fuego de tal forma que si entran en contacto con el fuego no generan gases ni humos tóxicos.

Otro material de buenas propiedades aislantes es el poliuretano, una mezcla química de petróleo y azúcar con múltiples ventajas. Además de en forma de espumas también lo puedes encontrar en planchas de distintos tamaños y densidades cuya instalación es rápida y sencilla. 

Por último, las planchas asfálticas están recomendadas para la insonorización acústica a baja frecuencia al tratarse de un material flexible y absorbente.

Aislamiento para cubiertas

Una de las principales medidas que se llevan a cabo para el aislamiento de una casa tiene lugar en la cubierta. Para aislar el techo de una casa es necesario llevar a cabo la instalación de un techo flotante a través de un soporte elástico y una cámara de aire con material absorbente, a mayor distancia haya entre esta estructura y el tejado mayor será el aislamiento, ya que depende directamente de la cantidad de aire que haya entre ambas superficies.

Otro método para insonorizar los techos de una vivienda es a través de placas de absorción acústica, cuya instalación es realmente sencilla, además ocupan poco espacio sin tener que dejar un vacío entre el techo y resultan muy discretas estéticamente.

Este formato de placas son las que más suelen emplearse en los techos de bares y locales de fiesta, ya que no es necesaria ninguna obra y no tienen un precio desorbitado. 

Aislamiento para suelo

Livings de estilo topical por Maria Claudia Faro
Maria Claudia Faro

Casa Horto OBM 79

Maria Claudia Faro

El procedimiento con los suelos es bastante parecido al de la cubierta superior ya que emplea los mismo mecanismos. una de las primeras medidas que puede llevarse a cabo es la instalación de un suelo flotante formado por dos capas de madera de alta densidad entre las que se instala una lámina intermedia, de una mayor elasticidad. 

El objetivo de estos elementos elásticos es evitar las uniones rígidas del  suelo,  de manera que los golpes, el arrastre de sillas, objetos que caen, pisadas… no se transmitan por vibración a los espacios colindantes. Aún así los suelos de madera suelen ser más agradecidos para este tipo de cuestiones ya que no transmiten el sonido tanto como los cerámicos o de microcemento. Además el resultado es mucho más estético, como esta preciosa tarima de madera natural de Maria Claudia Faro.

No se trata de una instalación especialmente sencilla o económica, por tanto ante una necesidad urgente de aislamiento acústico, siempre podemos conseguir una estancia más silenciosa añadiendo alguna alfombra de tejidos gruesos, de manera que se reduzcan considerablemente las vibraciones. 

¿Cuáles son los errores que solemos cometer?

Dormitorios de estilo topical por Maria Claudia Faro
Maria Claudia Faro

Casa Horto OBM 79

Maria Claudia Faro

A la hora de mantener el ruido a ralla, especialmente si llevamos a cabo la reforma por nuestra cuenta, podemos llegar a cometer una serie de errores que pueden echar por tierra nuestro trabajo. Entre los más comunes está el forrar con material absorbente el exterior de la superficie, ya que así no se consigue aislar la fuente de sonido. Este tipo de materiales deben cubrir el foco de ruido para que puedan funcionar eficazmente. 

Para ello tenemos que saber distinguir desde un primer momento si lo que buscamos es aislar un entorno o absorber los ruidos de una sala e insonorizar de cara a exterior. De esta manera podremos tener una idea clara de que tipo de material necesitamos y cuál es la instalación que más nos conviene. Por eso, fabricar una sala de paneles absorbentes sobre una superficie de material de construcción como ladrillo o cemente tampoco resulta efectivo, ya que es necesario un espacio de amortiguación para que las ondas no se transmitan de una habitación a otra.

¿Te gustó nuestro proyecto? También puede interesarte Del caos total a 100% LUJOSO.

¿Tienes este problema en tu casa? Cuéntanos si nuestro proyecto te dió algunas ideas para solucionarlo...
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!