Cocinas de estilo rústico por Ing. Vitale Grisostomi Travaglini

Guía rápida para pintar los muebles de tu cocina (y darles un nuevo look)

Catherine Vignolo Catherine Vignolo
Loading admin actions …

¿Alguna vez has mirado el interior de tu cocina y has soñado con que te devolviera un aspecto diferente? Renovarse o morir, es una máxima tan contundente como radical que, en ocasiones, no siempre resulta sencilla de cumplir. Reformar la cocina es un proyecto costoso que comprende multitud de factores pero siempre hay alternativas que permiten dar un aire renovado a esta habitación de la casa sin tener que invertir una fortuna. Pintar los muebles de la cocina es una buena manera de conseguirlo aunque, eso sí, siempre que las piezas en cuestión sean de madera y permitan trabajar sobre ellas.

Esta tarea puede resultar muy reconfortante ya que, entre otras cosas, te permitirá personalizar tus muebles al tiempo que renuevas su imagen de una manera cómoda y económica. Si no tienes miedo a poner a prueba tu talento creativo y dotes para el bricolaje, en homify te presentamos una guía rápida para pintar los muebles de tu cocina. 

¿Preparado? ¡Allá vamos!

1. Antes de empezar: los imprescindibles que debes tener en cuenta

Cualquier proyecto de diseño y decoración de interiores que vayamos a emprender al estilo Hazlo tú mismo, Do it yourself (DIY) en inglés, requiere de una preparación previa. Más allá de la elección del color con el que quieras dar un aire renovado a tus muebles de la cocina, deberás hacer acopio de útiles y herramientas imprescindibles para culminar con éxito la tarea. Dicho esto, no puede faltar en tu equipo de renovación: pintura base, el color que hayas elegido, una brocha o rodillo y papel de lija. 

En función del tipo de mueble u objetivo final, es posible que tengas que añadir algún otro elemento a tu lista aunque, a priori, estos son los imprescindibles.

2. Preparación: una limpieza en profundidad

Si estás decidido a transformar la imagen del mobiliario de tu cocina, antes de ponerte manos a la obra y, una vez hayas recopilado todas las herramientas que serán necesarias para la tarea, una de las cosas que no has de olvidar es la limpieza previa en profundidad. No se trata solo de dejar la estancia impoluta (que también) sino de preparar las piezas para que, cuando emprendas la labor de pintar tus muebles de la cocina, el efecto sea perfecto. 

Elimina cualquier resto de grasa o suciedad y asegúrate de que no quedan impurezas que puedan mermar el atractivo del resultado. Si se trata de un mueble con cajones o similares, organiza los utensilios de su interior en otra ubicación para poder trabajar con libertad y mantener todo perfectamente ordenado.

3. Manos a la obra

Ha llegado el momento de empezar la transformación de tu cocina con una mano de pintura en los muebles. Sí, estás deseando ver cómo queda pero recuerda, el tiempo no se ve pero la labor sí. Por eso, no hay que tener prisa en la tarea e ir cumpliendo con cada paso para que los resultados cumplan con tus expectativas. 

Antes de aplicar la pintura habrás de lijar el mueble que hayas elegido hasta dejar la superficie perfecta. Cuando concluyas este paso, elimina cualquier resto que haya podido quedar y aplica el tratamiento o la pintura base que mejor le vaya a la madera. Déjalo reposar al menos un día entero para poder continuar.

Recomendado: conoce a los mejores Diseñadores de Cocinas.

4. Cuidado con la pintura

Rodillos, brochas y pinceles serán tus mejores aliados en esta siguiente fase y es que, ahora sí, es el momento de pintar los muebles de tu cocina. Lo más sencillo suele ser  el trabajo empezando por los bordes y esquinas para continuar después con el resto de la superficie. No obstante, puedes hacerlo a la inversa aunque resulta más complejo, sobre todo, si hay detalles o relieves que, por supuesto, también habrás de bañar de color. 

Una vez hayas concluido con el grueso del mobiliario, no olvides cajones, puertas y similares. Conviene que, cuando llegue el momento, protejas con papel de periódico o plástico el lugar donde vas a llevar a cabo la tarea con el fin de evitar que queden restos de la pintura en cuestión e, incluso, puedas dejar descansar sobre ellos las piezas ya pintadas.

5. Disfruta el resultado

Otra de las afirmaciones de a sabiduría popular que puedes trasladar a la tarea de pintar los muebles de la cocina es aquella que reza la paciencia es la madre de la ciencia. Sí, como decíamos a inicio de este libro de ideas, hay que respetar los tiempos de modo que, si quieres que todo el trabajo realizado merezca la pena, deja que la pintura aplicada a los muebles seque correctamente antes de volver a disfrutarlos. 

¿El resultado? Conseguirás darle un aire renovado a tu cocina sin tener que invertir una fortuna y, sobre todo, con la satisfacción de haber sido juez y parte de la transformación. ¿Qué más se puede pedir?

Sigue con nosotros leyendo estas  Alucinantes cocinas hechas con amor

¿Listo para emprender un nuevo proyecto en tu cocina? ¡Adelante!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!