Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

8 fachadas para que tu intimidad quede resguardada

emiliosm emiliosm
Loading admin actions …

Así como conocemos personas que viven en una apología permanente sobre su vida, y que son capaces de mostrarnos todo lo que hacen y todo lo que tienen sin el mayor reparo, también es legítimo que exista el otro grupo: aquellos que prefieren la intimidad sobre cualquier cosa. Dicha intimidad comienza desde la construcción de la fachada de su propia casa, que a su vez es la puerta de entrada (literal) a las dinámicas familiares o personales, que por supuesto prefieren mantener puertas adentro. Aquí una selección de 10 fachadas que siguen esa línea, pero sin perder estilo.

Un juego de colores

Casas de estilo  por fc3arquitectura
fc3arquitectura

​Fachada principal

fc3arquitectura

Si esta fachada fuera completamente gris, veríamos sólo cómo sobresalen ciertos marcos, y el cortafuego de la casa vecina. En este caso es el juego de colores el que impregna una propuesta netamente intimista, que no deja espacios para mirar adentro. El ventanal del segundo piso queda totalmente cubierto, pero ese mismo detalle también le da frescura al juego de colores que ofrece a los transeúntes. La lección: una casa con vocación privada, no necesariamente es una casa que ignore su entorno.

Una ventana panorámica

En nuestro proyecto ¡Mansión Urbana! Todo lo que necesitas en pocos metros cuadrados vemos un buen ejemplo de resguardo y criterio con la privacidad. Además del portón, que puede ser lo más obvio para este tipo de objetivo, vemos un segundo piso que se erige con una sutil ventana corrida, contenida en un gran bloque que oculta cualquier asomo de vida íntima. Con la ventana se gana luz y una vista panorámica desde el frontis.

Un ejemplo extremo

Sí, esto puede ser radical: una fachada que en realidad es una gran muralla, que desde la esquina inferior izquierda muestra la única entrada desde la vereda. La protege una reja metálica, y al frente, un árbol deshojado gana notoriedad ante la ausencia de elementos decorativos. La apuesta es arriesgada, y de seguro no es del gusto general. Lo cierto es que funciona y que cumple su objetivo: mantener la discreción, y ceder cualquier protagonismo.  

Destacando la puerta

Acá vemos un ejemplo parecido al anterior, con la diferencia que se destaca notoriamente la entrada de la casa, e incluso se permite un ventanal detrás de tres maceteros. Hay una clara intención de proteger la privacidad, pero también de delimitar el acceso, respetarlo y volverlo expedito. Un área de pasto verde refuerza esa idea: termina justo en el camino que conecta la calle con la puerta principal.  

Privacidad con estilo

Esta fachada sigue protegiendo la dinámica íntima que ocurre dentro de sus murallas, pero logra un gesto hacia el exterior: el segundo piso se asoma como una pieza desencajada, generando sombra y un juego de luces que durante el día (con el movimiento del sol) recorre la escalera que lleva a la puerta de acceso. No hay ventanas: apenas unos espacios rectangulares en el frontis para la circulación de aire.

Oficina puertas adentro

El diseño de esta construcción caería perfecto sobre una sucursal comercial. Se aprecia la separación consciente y premeditada de distintas áreas, tal como ocurre en los inmuebles de las empresas. Y si bien hay espacio para desplazarse por el frontis, no es posible distinguir nada de lo que allí sucede.Un entablado protege las ventanas y a su vez permite el ingreso de luz. Deja que entre el sol, pero no la vista humana.

Un ejemplo intermedio

Casas de estilo  por CÉRVOL
CÉRVOL

Fachada Norte

CÉRVOL

En este bosquejo vemos un caso en el que, sin caer en los extremos, se protege el interior a pesar del uso de múltiples ventanas. El vidrio es reflectante, pero no alcanza a determinar el diseño de la fachada. Las ventanas verticales son cubiertas con persianas, pero la tarea mayor se la lleva la distribución de cubos que en su conjunto van dando forma a la estructura de la casa. 

Donde hay algo, no lo hay

En este proyecto de la oficina de arquitectos Bo no hay nada de lo que debería, o mejor dicho no hay nada de lo que una casa tradicional debería tener: no se ve una puerta demarcada, y  tampoco una ventana en el segundo piso (justo en ese bloque blanco que mira a la calle). El acceso principal, desde esta fotografía, casi no se percibe. Está justo entremedio del bloque blanco de la derecha y el portón de madera que conecta el garage con el antejardín. Atrás de todo esto, existe un patio interior, que cuela toda la luz que la fechada, casi sin espacios, impide entrar.

¿Te gustaría reforzar tu fachada de esta manera? Cuéntanos aquí...
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!