414 Pìntores

Área de Servicio

Pintores

Pintar las paredes interiores de tu casa puede ser la manera perfecta de darle nuevos aires sin tener que incurrir en muchos gastos como lo sería una renovación. Esta labor, aunque ardua, puede ser realizada por los habitantes de la casa, pero hay que tener en cuenta que los resultados no serán los mismos que los realizados por un profesional pintor. En el caso de la pintura exterior, el trabajo se hace más complejo. Además de hacer lucir mejor la fachada de tu vivienda, la pintura la protege al colocar una barrera preventiva contra viento, agua y otras agresiones climáticas. Se debe asegurar que se haga de manera correcta y con los materiales adecuados.

Pintar uno mismo o contratar un pintor

Presupuesto: Sin duda pintar uno mismo saldrá más barato que contratar a un pintor, pero hay que evaluar cuál es la mejor opción según nuestras necesidades. Si lo que queremos es pintar la fachada de nuestra vivienda, lo más recomendable es contratar a un pintor, debido a que se trata de una tarea más compleja que incluye la protección de la casa de factores externos. Hay que tener en cuenta que existen diferentes técnicas de pintura que se aplican a distintas áreas y superficies. Puede ser que por ahorrar un poco con el tiempo se pele la pintura o tengamos otros problemas que requieran de pintar nuevamente.

Experiencia: Un pintor tiene el conocimiento sobre qué pintura usar en qué tipo de superficie y qué técnica utilizar. Sabe que herramientas usar y cómo cuidar de los muebles y el resto de la casa cuando realiza su labor. Difícilmente una persona sin experiencia pueda darle un acabado impecable como el que puede entregar un pintor experimentado.

Tiempo: Pintar significan paciencia y tiempo. Sin embargo un pintor tardará considerablemente menos que nosotros si agarramos una brocha y nos ponemos a pintar.

Que hace a un buen pintor

Un pintor puede darnos un acabado prolijo y perfecto, sí tendremos que gastar un poco de dinero, pero no tendremos que complicarnos la vida tratando de decidir entre los diferentes tipos de brochas y rodillos o qué tipo de pintura va en qué pared.

-Es prolijo y tiene experiencia. Sabe qué pintura es mejor para las diversas superficies y que herramienta usar para que el acabado sea perfecto. Tiene claro cuantas capas de pintura necesita para cierta pared y si lo mejor es una brocha, un rodillo, un pincel o un soplete.

-Cuida las superficies de tu hogar. No se preocupa sólo de la labor de pintar, sino que también se encarga de cubrir y cuidar las superficies que están cerca de su lugar de trabajo como muebles, pisos y zócalos. Se preocupa de cubrir bien los muebles con plástico y de usar cinta adhesiva para evitar que se manchen los detalles.

-Deja el lugar limpio luego de su labor. Repasa la zona con escoba y paños, dejando el lugar impecable para que el cliente solo tenga que poner los muebles en su lugar.

Qué color pintar 

Es importante que seas específico con el pintor acerca del color que deseas para tu hogar. Hay infinitas tonalidades que pueden hacer la diferencia entre tu habitación ideal y un desastre de color.

-No te dejes llevar por las últimas tendencias. Trata de hacer oídos sordos a lo que dicen las revistas de diseño, y enfócate en lo que a ti te acomoda y te parece atractivo.

-Enfócate en la luz. Si tu casa tiene mucha luz natural puedes utilizar colores intensos si es que así lo deseas, pero si tu hogar es más bien sombrío, aprovecha de darle luminosidad con colores claros.

-Tamaño. Si tu casa o departamento tienen bastante luz pero son muy pequeños, la recomendación es nuevamente que te quedes con los colores claros. Los colores fuertes pueden hacer que el lugar se vea más pequeño y sofocante, no así los claros que generan la sensación de espacio y libertad.

-Armonía. Toma en cuenta el color de los sillones, del piso o alfombra y de los muebles más grandes. Quieres hacer contrastes o que todo tenga un color similar. Preocúpate de que el color que elijas vaya en armonía con el resto de la habitación.

-Mate, satinada o brillante. La pintura mate sirve para instancias que reciben con mucha claridad porque no refleja la luz. La satinada es perfecta para habitaciones de niños porque es fácil de limpiar. La brillante evidencia mucho las imperfecciones de la pared, por lo que se recomienda limitar su uso.