335 Terrazas, patios y exteriores

Área de Servicio

La llegada del buen tiempo supone abandonar paulatinamente los espacios interiores de la casa y comenzar más a menudo a habitar los ambientes exteriores.

La vida social que estaba retraída en invierno, se expande en los meses cálidos y por ende, la ocupación de las terrazas y patios se hace mucho más frecuente. Sin embargo, no siempre la vegetación de nuestro hogar resiste lluvias, fríos intensos e incluso nevadas de la temporada. Si lo que queremos es volver a darle vida a nuestra flora y  lucir nuestros exteriores a la perfección, se hace imprescindible contar con algunos profesionales en el área que nos ayudarán en esta tarea. 

Profesionales al rescate 

Ya está hecha la invitación a nuestros comensales. Lo que sigue ahora es ponernos manos a la obra. Para comenzar, si no contamos con un jardinero de confianza, lo aconsejable es que nos hagamos de uno consultando a nuestros amigos cercanos. El jardín es tan importante como el resto de la casa y muchas personas le dan un valor inimaginable, por lo que el maestro que esté a cargo debiera absorber cada requerimiento y desde luego, contar con iniciativa propia para realizar cambios que considere pertinentes. Un amplio quincho o barbacoa acompañado de un horno a leña son algunas de las ideas que se nos vienen inmediatamente a la mente cuando pensamos en una terraza extraordinaria. 

Existen jardineros que se especializan en paisajismo y tienen bastantes conocimientos sobre otros campos como la botánica y la hidrografía. Estos profesionales son los más solicitados, debido a que son capaces de realizar todo el trabajo por ellos mismos y al manejar diferentes disciplinas, tienen mayores competencias para llevar a cabo cualquier tipo de proyecto que se les demande. 

Él mismo podrá plantar arbustos, pasto y cierto tipo de flores teniendo en consideración el tipo de clima que cada vegetación necesita para sobrevivir. Por otro lado, si lo que queremos es un cambio más radical, nuevas cortinas correderas metálicas, un nuevo techo para nuestra terraza, o convertir un espacio cerrado en uno abierto al vitrificarlo para darle vista al jardín trasero, tenemos que conseguir a un experto calificado, ya sea arquitecto o diseñador de paisajes que se ocupe él mismo de lo que queremos conseguir. 

 Estos profesionales están asociados con equipos de construcción para hacer la tarea más fluida y desde luego para evitar conflictos de intereses posteriores. Ellos, de antemano, asumen un acuerdo, por lo tanto, el mandante sólo se limita a pactar con la cabeza del equipo. Seguidamente, tenemos dos opciones, ir a tiendas de diseño y comprar algunos muebles que, según el profesional vestirían bien y acorde al estilo del resto de la ambientación de nuestra terraza. 

O bien, delegar este trabajo a un mueblista que fabrique él mismo nuestro futuro mobiliario de exterior. Para otros menesteres, están las empresa especializadas que se dedican a la instalación de cortinas, puertas correderas,  a techar estancias, etc. Se aventajan por la rapidez de instalación, sin embargo, la piedra de tope radica en el hecho que debemos ceñirnos a los modelos y diseños que se ofrecen por catálogo y en muchas ocasiones, estos no se ajustan del todo a nuestras expectativas.